La Comunidad de Madrid tiene previsto poner en funcionamiento en la capital, previsiblemente a partir de este lunes, una segunda gran morgue para fallecidos por el coronavirus que complemente a la que ya funciona en el Palacio de Hielo y a las de diferentes hospitales. Se montará en el edificio conocido como El dónut por la forma que tiene visto desde arriba, que está situado en un secarral al norte de Madrid, el de Valdebebas. E

ste inmueble fue ideado para acoger el Instituto Anatómico Forense de Madrid en el marco de la frustrada y gigantesca Ciudad de la Justicia que proyectó en 2005 la expresidenta regional Esperanza Aguirre.

Es el único edificio que llegó a levantarse de los 12 que iban a formar parte de la Ciudad de la Justicia y que se proyectó en sustitución del viejo Instituto Anatómico Forense de Madrid situado en el barrio de Moncloa. El proyecto se haya actualmente bajo investigación judicial al entender la Fiscalía que supuso un despilfarro de 105 millones de los 130 inyectados por el Gobierno de Aguirre y su exconsejero de Justicia Alfredo Prada. Lo planeado quedó en el aire coincidiendo con la crisis económica de 2008 tras una inversión de 130 millones.

Este edificio, proyectado por el arquitecto Alejandro Zaera-Polo, fue construido con 205 nichos, si bien la Comunidad de Madrid solo va a poder utilizar ahora en torno a 160 de ellos, según fuentes conocedoras del proyecto. En los últimos días, electricistas y técnicos de la Comunidad han estado arreglando a marchas forzadas los nichos, muchos de ellos inacabados y en obras, y quitando el óxido (y reponiendo maquinaria nueva) al equipo de refrigeración que se instaló en la parte superior del edificio para inyectar frío. Ante la previsible congestión del Palacio de Hielo, la Comunidad de Madrid ha optado por este edificio como segunda gran morgue.

La Comunidad ha echado mano de este edificio para hacer frente al aluvión de nuevos fallecimiento que se están produciendo en la región y que ya han dejado pequeñas las instalaciones del Palacio de Hielo. Madrid ha superado la cifra de 2.400 fallecidos (4.858 en España) y las autoridades se han visto obligadas a utilizar crematorios de otras comunidades ante de la hipersaturación de los existentes en la Comunidad. Las funerarias de Madrid han empezado a incinerar cuerpos a 400 kilómetros de la capital.

Reformar la maquinaria de frío de este edificio ha supuesto para el Gobierno regional una inversión de varios millones de euros. La instalación original de frío costó casi seis millones, pero estaba inservible debido a su deterioro por el paso de los años. Levantar el edificio llevó algo más de 21 millones de euros, pero desde 2012 se ha devaluado su valor y su tasación actual ronda los 15 millones de euros. La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, anunció recientemente su intención de retomar el proyecto de la Ciudad Judicial y utilizar este edificio para el cometido inicialmente previsto como Instituto Anatómico Forense de Madrid.

Publicado en Otras localidades