Detenido en el mercadillo de Aluche un hombre que grababa las partes íntimas de las mujeres con cámara oculta

Detenido en el mercadillo de Aluche un hombre que grababa las partes íntimas de las mujeres con cámara oculta Destacado

El dispositivo de grabación iba oculto en una caja de zapatos.

A las 12:40 horas del ayer 7 de septiembre, agentes de la Unidad Integral del Distrito de Latina que prestaban servicio en el mercadillo del distrito de Aluche, fueron requeridos por una mujer que les manifestó que había visto a un individuo que podría estar grabando las partes intimas de las mujeres con un dispositivo oculto, dándoles la descripción de esa persona.

Los policías, ante estas manifestaciones, procedieron a desplegarse por la zona, encontrando a un individuo que coincidía con la descripción y que ante la presencia policial aceleró el paso a la vez que elevaba una bolsa que portaba en una de sus manos para que no se viera el interior de la misma.

Una vez identificado, se procedió a revisar la bolsa encontrando una caja de zapatos con un orificio en uno de sus lados, y dentro de la caja una cámara de grabación funcionando. En ese momento, el individuo en cuestión, confesó a los agentes que efectivamente estaba grabando las partes íntimas de diferentes mujeres, mostrando a través de la pantalla de la cámara las grabaciones que ya había realizado.

Los policías intervinieron tanto la cámara como el soporte (tarjeta) donde se habían guardado las grabaciones, procediendo a la detención de esta persona como presunto autor de un delito contra la intimidad, trasladándole a dependencias policiales y quedando a disposición de la autoridad judicial.

Sobre el autor

Webmaster @SucesosHenares

Obtengo la mejor información diaria para mantener informados a todos los vecinos del Corredor del Henares.

Artículos relacionados (por etiqueta)

  • Libertad con cargos para el concejal socialista de Torrejón, detenido por la policía por pornografía infantil

    La Policía halló en el registro más de 64.000 archivos de menores, algunos de bebés.

    La Policía Nacional ha puesto en libertad con cargos al concejal de PSOE de Torrejón de Ardoz, Marcos Gallego Alonso detenido el pasado martes por tenencia y distribución de pornografía infantil, tras colaborar con la policiá.

    La Policía Nacional detuvo el martes a Marcos Gallego, de 43 años, por tenencia y distribución de pornografía infantil. Los agentes hallaron durante el registro que llevaron a cabo más de 64.000 archivos de contenido pedófilo, fotografías y vídeos de menores muy jóvenes, incluidos bebés.

    El arresto forma parte de una macrooperación que se está desarrollando en toda España y que aún no ha concluido.

    El concejal que colaboró en todo momento con los investigadores quedó en libertad a la espera de que lo cite el juez instructor. Gallego es militante del partido desde 2009 y actualmente edil sin cartera en el Ayuntamiento de Torrejón donde gobierna el PP.

    En la web del Consistorio aparece una pequeña biografía suya en la que señala que tiene «una dilatada experiencia laboral en compañías del mundo de las telecomunicaciones, como ONO, Orange y Movistar».

    Según esa reseña, este técnico en electrónica y telecomunicaciones, trabaja actualmente en el sector de la tecnología en la seguridad y la identidad en una multinacional con sede en su localidad. El edil es además secretario de Medio Ambiente y Desarrollo sostenible de la Ejecutiva Local de Torrejón.

    El martes fue detenido otro vecino de Torrejón en el marco de la misma operación y por los mismos delitos, pero sin relación con el concejal, según las fuentes consultadas. Ambos utilizaban la misma página de descargas para obtener los archivos de pornografía infantil.

  • Detenidos los miembros de una banda que robó 3.000 móviles, los ocultaban en una nave de Torres de la Alameda

    Los agentes de la Unidad Orgánica de Policía Judicial lograron localizar el lugar donde estos delincuentes habían ocultado el material, una nave ubicada en el polígono industrial de Torres de la Alameda.

    La Guardia Civil montó un dispositivo en este lugar y explotó la primera fase de la operación, realizando un registro en esta propiedad y deteniendo a uno de los cabecillas y a otros tres hombres, logrando recuperar casi la totalidad de los terminales robados, armas de fuego, munición y vehículos sustraídos.

    La Guardia Civil, en el marco de la operación Javilo, ha detenido a 11 personas integrantes de un grupo criminal por la presunta comisión de 28 delitos cometidos en las provincias de Toledo y Madrid. Se han realizado nueve registros de donde se ha recuperado material y vehículos de alta gama que supera el valor del millón de euros, así como armas de fuego cortas y largas, numerosa munición, 3.585 gramos de hachís, 60 gramos de speed, 10 gramos de cocaína, plantas de marihuana y otros efectos.

    Los agentes de la Guardia Civil analizaron todos los datos y evidencias disponibles y confirmaron que se trataba de un grupo criminal muy activo y violento que utilizaba para la comisión de sus delitos vehículos robados de alta gama y que sus objetivos principales eran aquellos donde podían encontrar elementos de altor valor y rápida salida en el mercado negro.

    La Guardia Civil verificó que los componentes de este grupo eran personas con vinculaciones de amistad, vecindad e incluso familiares que estaban establecidos en distintos barrios de la zona sur de Madrid. Estos delincuentes estarían dirigidos por dos personas que eran los que determinaban las acciones delictivas y quien iba a participar en ellas, contando siempre con delincuentes experimentados y especializados.

    El pasado día 26 de abril, se cometió un delito de robo en una nave ubicada en la localidad de Seseña (Toledo), de donde se sustrajeron cerca de 3.000 terminales de teléfonos móviles de alta gama valorados en 600.000 euros. El hecho se cometió en escasos minutos y por un grupo numeroso de personas que habían utilizado vehículos de alta gama. La Guardia Civil comprobó que este delito había sido cometido por el grupo criminal que estaba siendo investigado.

    Los agentes del Grupo de Patrimonio de esta UOPJ continuaron con la investigación para lograr detener al resto de los integrantes de este grupo criminal, lo que les llevó hasta varios domicilios ubicados en la misma localidad de Madrid. El pasado mes de junio se montó un dispositivo para realizar cinco registros domiciliarios simultáneos, donde se detuvo a cinco hombres y a una mujer sobre la que ya existía una orden judicial de búsqueda y detención por un delito de robo con violencia e intimidación.

    De igual modo, el pasado mes de julio la Guardia Civil detuvo al segundo cabecilla y último integrante de este grupo criminal cuando abandonaba un juzgado de Madrid por otros hechos delictivos y por los que había sido detenido por el Cuerpo Nacional de Policía de Usera.

    Con la finalización de la Operación Javilo, la Guardia Civil ha logrado desarticular un peligroso grupo criminal y ha esclarecido 28 delitos por delitos de robo con fuerza en las cosas, robo de vehículos, tenencia ilícita de armas, hurto de placa de matrícula, contra la salud pública, falsificación de documentación, contra la seguridad del tráfico y atentado contra agente de la Autoridad, todos ellos cometidos en las localidades de de Ajofrín, Seseña, Algodor, Fuensalida, Chozas de Canales, Toledo y Olías del Rey en la provincia de Toledo y en Boadilla del Monte y Torres de la Alameda en la provincia de Madrid.

    Asimismo, se ha logrado recuperar material por más de un millón de euros, seis armas de fuego reales, numerosa munición, 3.585 gramos de hachís, 60 gramos de speed,10 gramos de cocaína, 246 plantas de marihuana, inhibidores de frecuencia, placas falsas del Cuerpo de Nacional de Policía, así como herramientas y ropa utilizadas para la comisión de los delitos.

    En esta compleja operación han colaborado con la UOPJ de la Guardia Civil de Toledo, la (Unidad de Seguridad Ciudadana Comandancia USECIC) de esta Comandancia, el Grupo de Reserva y Seguridad (GRS) número 1 de Valdemoro, número 3 de Valencia y número 5 de Zaragoza, patrullas de Seguridad Ciudadana de las provincias de Toledo y Madrid y la Policía Local de Torres de la Alameda.

  • Detenido el propietario de la residencia de mayores Arzobispo Morcillo de Soto del Real por la muerte de una anciana

    El dueño de la residencia de mayores Arzobispo Morcillo, de Soto del Real, ha sido detenido por la Guardia Civil, por la muerte de una anciana de 101 años por desnutrición y deshidratación. La residencia fue cerrada hace una semana tras presentar la Fiscalía una denuncia. En ella se apreciaba peligro para los residentes.

    El detenido, Carlos P.B., era el propietario, junto a su hermano, de la residencia Arzobispo Morcillo y presuntamente responsable de la muerte de una de las residentes, una mujer de 101 años que falleció el pasado 7 de julio en el hospital madrileño La Paz por deshidratación y desnutrición.

    Además de un delito de homicidio imprudente, el arrestado está acusado de un delito de lesiones y otro contra la salud pública.

    El caso saltó a la luz por la denuncia de uno de los sobrinos de la fallecida, quien estaba convencido de que la muerte de su tía estaba relacionada con el vejatorio trato que recibía en dicha residencia. Concretamente, les acusó de no suministrar la medicación adecuada a su tía que había sido prescrita en el hospital La Paz, donde había sido ingresada y dada de alta en varias ocasiones anteriores. La Comunidad de Madrid decidió cerrar durante un año esta residencia de gestión privada, tras comprobar que el centro no estaba garantizando la adecuada atención médica, ni los cuidados básicos a los usuarios, ni la alimentación necesaria.

    Tras la denuncia de la Fiscalía, el 12 de julio se hizo efectivo el cierre de la residencia y la Fiscalía solicitó además a la Guardia Civil un atestado. Fruto de la investigación ha sido cuando los agentes han decidido detener a uno de los responsables del centro.

    La Fiscalía precisó en su momento que en la sala donde se guardaban los medicamentos no funcionaba la nevera donde deben conservarse aquellos que deben estar a baja temperatura, de modo que se había roto la cadena de frío en casos como la insulina.

    También detectaron "bastante suciedad, falta de higiene, comida en dudoso estado de conservación, así como otra habitación que, a modo de almacén, servía para acumular cajas llenas de medicamentos".

    Había riesgo de incendio al no funcionar las mangueras, y el cuarto de calderas tenía una fuga de agua. Además de decretar el cierre, la Comunidad de Madrid impuso una sanción a los propietarios de 127.000 euros.

    El pasado mes de febrero ya había impuesto una sanción de 24.204 euros a la residencia por falta de mantenimiento y limpieza y por tener menús que no habían sido supervisados por personal cualificado.