La Guardia Civil detiene a 40 personas por el robo de 118 vehículos y su posterior venta en concesionarios

La Guardia Civil detiene a 40 personas por el robo de 118 vehículos y su posterior venta en concesionarios

Los vehículos sustraídos eran balizados por la organización criminal con dispositivos GPS, para que en caso de ser recuperados por las Fuerzas de Seguridad y entregados a sus propietarios legítimos, intentar sustraerlos de nuevo.. Guardias civiles encargados de la investigación se desplazaron a Francia para participar en la desarticulación de la rama de la organización que actuaba en ese país, recuperándose allí 61 de los vehículos sustraídos en España.

La Guardia Civil, en el marco de la operación "VOLTEDA-DUPLARE", ha desarticulado una organización delictiva de ámbito internacional dedicada al tráfico ilícito de vehículos entre España y varios países europeos.

Han sido detenidas 40 personas, 8 de ellas en Francia, de nacionalidades española, rumana, argentina y búlgara. A todos ellos se les considera los responsables del robo de 118 vehículos en nuestro país, de los cuales 61 han sido recuperados en Francia. Con la venta de estos vehículos, habrían obtenido más de 4.500.000 € de beneficios.

En los diferentes registros practicados, se han recuperado varios vehículos que estaban preparados para su exportación al extranjero, así como útiles utilizados para la falsificación, además de matrículas y documentaciones extranjeras falsificadas.

La investigación se inició a principios del pasado año, cuando la Guardia Civil detectó una ITV ubicada en Madrid, en la que varios usuarios de la misma estaban utilizando documentaciones de vehículos sustraídas en Alemania, para pasar favorablemente la inspección técnica a vehículos que simulaban venir de ese país y así poder registrarlos en España, cuando en realidad habían sido robados en nuestro país.

Investigaciones posteriores revelaron que el modus operandi había sido utilizado en numerosas ocasiones y en distintos lugares, pero siempre por el mismo grupo de personas.

Se han inspeccionado dos estaciones de ITV en Madrid, donde la organización pasaba las inspecciones de los vehículos previamente sustraídos y falsificados, así como cuatro talleres mecánicos y tres concesionarios en Madrid y Toledo, en los que se vendían vehículos robados con los elementos falsificados, simulando proceder del extranjero.

Los robos estaban perfectamente planificados y se elegía la marca y modelo y las ubicaciones para llevarlos a cabo, preferiblemente zonas residenciales y áreas empresariales de Madrid. Llegaban incluso a realizar un seguimiento y estudio previo de las rutinas de los propietarios de los vehículos elegidos. En algunos casos, los propios delincuentes instalaban, sobre los potenciales vehículos a sustraer, dispositivos de seguimiento GPS para facilitar toda la labor anterior.

Cómo circunstancia novedosa, una rama de la organización contaba con dos grúas de asistencia en carretera, con las que se desplazaban a los lugares donde estaban estacionados los vehículos elegidos para ser sustraídos, y simulando una asistencia real los cargaban en las mismas transportándolos al término municipal de Griñón (Madrid), donde los dejaban "enfriar" unos días para detectar cualquier actividad externa sobre ellos. Posteriormente los trasladaban a una finca privada del municipio de Torrejón de Velasco (Madrid), donde se procedía a la falsificación de todos sus elementos y marcas de seguridad.

Otra modalidad de sustracción consistía en alquilar vehículos de la marca y modelo elegida, trasladándolos a distintos países europeos, donde una vez finalizado el plazo de entrega contratado, no los devolvían y los matriculaban en esos países con documentaciones falsas, previamente sustraídas de otros vehículos de idénticas características.

En otras ocasiones utilizaban un sistema más convencional, extrayendo la cerradura de la puerta para acceder al interior y, con un dispositivo electrónico que se conecta al puerto de diagnosis, anulaban el inmovilizador y lo arrancaban en pocos segundos.

Finalmente cambiaban la titularidad de los vehículos sustraídos para eludir cualquier acción policial o administrativa. Para ello, obtenían información de vehículos de idénticas características solicitando informes a la DGT, a través de una gestoría online de la provincia de Málaga, consiguiendo por menos de 10 € que cuesta cada informe, todos los datos necesarios para utilizarlos en las documentaciones falsificadas.

De esta manera, tras falsificar la placa de matrícula y el bastidor de los vehículos robados con los datos de los legales, circulaban por nuestras carreteras dos vehículos con los mismos datos de identificación y de titularidad, lo que ha motivado, en varios casos, que los legítimos propietarios recibiesen denuncias de tráfico procedentes de provincias en las que no habían estado.

Otra vía utilizada por esta organización para introducir vehículos sustraídos en España, consistía en que una vez falsificados los bastidores, matrícula y documentaciones con datos de vehículos de Alemania o Suecia, principalmente, pasaban la ITV en España y, con este informe favorable, lo registraban administrativamente como procedente de esos países, cuando en realidad, nunca habían salido de España.

Sobre el resto de vehículos sustraídos, la organización actuaba de manera inversa, falsificándolos con información de vehículos españoles y enviándolos para su venta a países europeos, principalmente a Francia, donde se han recuperado casi la mitad del total de los vehículos sustraídos.

Por este motivo, mediante la coordinación de EUROPOL, se inició una investigación conjunta con la Brigade de Recherche de Gendarmerie de Rodez (Francia) y la OCLDI (Oficina Central para la Lucha Contra la Delincuencia Itinerante) de Gendarmerie de Francia, para esclarecer la trama delictiva asentada en el país galo, que vendía gran parte de los vehículos españoles.

Por ello, 4 componentes de la Guardia Civil encargados de la investigación, se trasladaron al país vecino para colaborar in situ con las fuerzas policiales francesas, donde se detuvo a 8 integrantes de esta organización internacional y se identificaron gran parte de los vehículos sustraídos en España.

Una vez superados todos estos trámites y con los vehículos "legalizados", algunos de ellos eran expuestos en concesionarios españoles, otros en compraventas franceses y otros por internet, todos ellos con un precio de venta ligeramente inferior al de mercado, para así atraer potenciales clientes y cerrar su venta cuanto antes.

Decenas de propietarios españoles habrían comprado vehículos en estos concesionarios, desconociendo realmente su procedencia ilícita. No obstante, y en previsión de que se descubriese que esos vehículos eran robados y fuesen entregados a sus legítimos propietarios, este grupo criminal instalaba dispositivos GPS en los mismos, para volver a robarlos de nuevo en caso de que las fuerzas de seguridad lo recuperasen y así empezar el ciclo de la falsificación de nuevo.

Sobre el autor

Webmaster @SucesosHenares

Obtengo la mejor información diaria para mantener informados a todos los vecinos del Corredor del Henares.

Artículos relacionados (por etiqueta)

  • La Policía Nacional detiene a cuatro personas relacionadas con la muerte de un hombre congoleño

    Los arrestados son cuatro hombres de nacionalidad francesa -tres fueron detenidos en España y uno en Francia. El cuerpo sin vida apareció en marzo del presente año con varios impactos de bala en la espalda y las investigaciones apuntan a que el móvil del crimen sea un ajuste de cuentas. os cuatro investigados han ingresado en prisión por orden de la autoridad judicial competente.

    https://www.policia.es/videos/wmv/20191205_3.mp4

    En los registros practicados los agentes han intervenido 23 kilos de hachís, 2.890 euros en efectivo, un “kit de secuestro” compuesto por una pistola eléctrica y cinta adhesiva, un dispositivo profesional de captación de radiofrecuencia, un dispositivo casero de geolocalización y varios teléfonos móviles.

    La Policía Nacional, ha llevado a cabo un operativo en el que han detenido en Málaga a tres hombres, de 25, 26 y 40 años, todos ellos de nacionalidad francesa, como presuntos implicados en los delitos de asesinato, tráfico de drogas, pertenencia a organización criminal, falsificación criminal y tenencia ilícita de armas. Estos tres investigados, junto a otro más arrestado en Francia, habrían participado en la muerte de un hombre congoleño el pasado mes de marzo, cuyo cadáver presentaba varios disparos en la espalda. Los cuatro detenidos han ingresado en prisión por orden de la autoridad judicial competente.

    La investigación se inició a raíz de la aparición del cuerpo sin vida de un hombre en un descampado en el polígono Guadalhorce de la capital malagueña el pasado día 17 de marzo. La víctima llevaba documentación falsa. Tras ser identificado se pudo comprobar que tenía antecedentes por tráfico de drogas, lo que hizo pensar a los investigadores que el móvil del crimen fuese un ajuste de cuentas.

    A tenor de las diligencias realizadas, el investigado habría llegado a España el día anterior a su muerte con la intención de gestionar algún tema relacionado con el negocio del estupefaciente. Una ardua y laboriosa tarea de investigación permitió inferir que le habrían inducido a viajar hasta nuestro país con la única intención de acordar un encuentro para acabar con su vida. Según las pesquisas, la confianza otorgada a sus agresores le condujo al fatal desenlace.

    Las intensas gestiones realizadas por los investigadores de la Policía Nacional condujeron hasta la única pista que permitió la identificación de los dos vehículos que podrían estar involucrados en los hechos. Una vez realizadas las averiguaciones pertinentes y comprobados los hechos, se pudo identificar a los presuntos autores de los hechos, solo 20 días después del inicio de la investigación.

    Tras un amplio despliegue de medios, con la autorización del Juzgado de Instrucción número 9 de Málaga, y a pesar de la movilidad geográfica que cuentan los miembros de organizaciones dedicadas al “sicariato”, los agentes pudieron localizar y detener el pasado mes de septiembre a los presuntos autores de los hechos y culminaron la denominada operación con detenciones en Málaga y Francia.

  • Guardia Civil desmantela un taller clandestino de fabricación de artefactos explosivos

    Se han intervenido 17 artefactos explosivos improvisados, abundantes precursores de explosivos, 26 armas de fuego (dos de ellas de guerra), chalecos antibalas, silenciadores y más de 2.800 cartuchos de diferentes calibres, entre otros efectos. Se ha detenido a una persona a la que se le imputan los supuestos delitos de Tráfico de Armas, Depósito de Armas de Guerra, Depósito de Armas, Depósito de Municiones y Depósito de Explosivos. Se trata de una de las mayores aprehensiones de artefactos explosivos caseros realizada en España.

    La Guardia Civil, en el marco de la operación “TANGERINA”, ha desmantelado en Miranda de Ebro (Burgos) un taller clandestino para la fabricación de artefactos explosivos improvisados. Se trata de una de las mayores incautaciones de este tipo de artefactos de fabricación artesanal.

    El detenido tenía instalado en su domicilio un taller clandestino dotado de todo tipo de maquinaria para la fabricación de artefactos explosivos improvisados, así como para la manipulación de armas de fuego y la fabricación artesanal de munición para las mismas.

    Se han intervenido 17 de estos artefactos, ya montados y cargados, muchos de los cuales los había ocultado en un garaje comunitario. Así mismo se han incautado más de 30 kilos de distintas sustancias químicas precursoras de explosivos y material de laboratorio (probetas, matraces, recipientes de precipitación, etc.) utilizados para la fabricación de los mismos.

    Igualmente, esta persona adquiría en países del Este de Europa armas de fuego deficientemente inutilizadas, muchas de ellas de guerra (fusiles de asalto y subfusiles), que posteriormente manipulaba para ponerlas de nuevo en condiciones de disparar y efectuar fuego real. Dichas armas eran introducidas ilegalmente en el país a través de paquetes postales, por lo que al no estar registradas en las bases de datos nacionales podían ser desviadas al mercado ilegal o empleadas en actos delictivos con total impunidad.

    Dada la condición de armas de guerra de algunas de ellas, tanto por su calibre como por su capacidad para hacer fuego automático (ametrallador), la reactivación de este tipo de armas y su posesión ilegal suponen un grave riesgo para la seguridad ciudadana..

    Efectos incautados:

    17 artefactos explosivos de fabricación casera (5 del tipo granada de mano, 6 bombas de tubo y 4 bombas de hierro fundido, 1 de bola esférica y 1 termita)
    26 armas de fuego: 1 fusil de asalto, 1 subfusil, 2 escopetas, 3 rifles, 1 carabina, 2 armas largas de fabricación artesanal, 8 revólveres y 8 pistolas; varios de ellos municionados, incluso con cartucho en la recámara y por tanto listos para ser usados
    Más de 30 kilos de precursores de explosivos
    6 detonadores eléctricos y numerosas mechas para explosivo
    4 armas prohibidas (1 bastón estoque, 1 tirachinas perfeccionado y 2 pistolas de descargas eléctricas)
    2.846 cartuchos de diferentes calibres
    1 ballesta de poleas
    Numerosas piezas de armas y cargadores
    1 silenciador
    1 chaleco antibalas

    Más de 4.000 vainas, proyectiles, fulminantes, turquesas, moldes, tacos, pólvora y maquinaria para la fabricación de cartuchería metálica y semimetálica con proyectil de diferentes calibres, incluidos calibres de guerra.

    35 artefactos pirotécnicos clase III y 4 botes de humo

    Material de laboratorio (matraces, probetas, cubetas de precipitación, máscara antigás, guantes, etc.) para fabricar las mezclas explosivas.

  • La Policía Nacional desmantela dos grupos criminales dedicados a cometer asaltos a entidades bancarias

    Uno de los grupos formado por 4 individuos, era especialmente violento y uno de sus integrantes ya había sido arrestado y condenado por la comisión de dos homicidios en el pasado en el trascurso de dos atracos. Entre todos los componentes contaban con más de 60 detenciones y se les imputa su presunta participación en el asalto a dos bancos, tres supermercados y una farmacia.

    Al otro grupo desmantelado, formada por dos varones, se les imputan dos atracos a entidades bancarias en los que llegaron a robar casi 200.000 euros

    La Policía Nacional han desmantelado dos grupos organizados y han arrestado a seis personas que se dedicaban a cometer asaltos a entidades bancarias en Madrid. Uno de los grupos, formado por cuatro individuos, era considerado especialmente violento y uno de sus integrantes ya había sido detenido y condenado por la comisión de dos homicidios en el trascurso de sendos atracos.

    La investigación sobre el primer grupo organizado se inició el pasado mes de junio, dos de los integrantes de la organización asaltaron una sucursal bancaria utilizando armas de fuego con las que amenazaban a los empleados. Durante la investigación de este hecho se produjo un nuevo atraco a otra entidad bancaria, percatándose los investigadores que por la forma en la que se cometió el asalto, podría estar relacionada con el anterior hecho.

    Los agentes pudieron comprobar que en ambos casos, sometían a estudio y vigilancia toda la actividad que se llevaba a cabo en las entidades desde antes de la apertura hasta después del cierre. Después de que los presuntos autores analizaran la actividad de las sucursales, perpetraban el asalto con la técnica de “a la apertura”, irrumpiendo dos de los autores en la sucursal en el momento de apertura de puertas, portando armas de fuego con las que amenazaban a los empleados, tras hacerse con el dinero de la entidad, huían en un vehículo que esperaba en las inmediaciones con los otros integrantes.

    Tras diversas pesquisas, los agentes pudieron identificar como uno de los presuntos autores, se trataba de un violento atracador de bancos que en el pasado había sido condenado por dos homicidios -un empleado de banca en Torrevieja y un policía nacional en Móstoles- durante la comisión de dos asaltos. Posteriormente fueron identificando al resto de integrantes de la organización, entre los que se encontraba el hermano del primer identificado y otros dos individuos también especializados en la comisión de este tipo de hechos.

    Finalmente los hermanos fueron detenidos en la localidad segoviana de Bernuy de Porreros y los otros dos en Madrid. Tras los registros practicados en los domicilios de los arrestados con la debida autorización judicial, les fueron intervenidos distintos efectos utilizados durante los atracos. Además se les atribuye la presunta participación en el asalto perpetrado en tres supermercados y una farmacia en los distritos madrileños de Carabanchel, Centro, Ciudad Lineal y Tetuán.

    En una investigación paralela, los mismos agentes han desarticulado otro grupo organizado que asaltó dos entidades bancarias durante los meses de agosto y octubre, en los que consiguieron robar casi 200.000 euros. El método que empleaban era similar al llevado a cabo por la otra organización, empleando siempre la técnica de “a la apertura” y utilizando siempre armas de fuego reales.

    Una vez identificados los presuntos autores, se llevó a cabo el operativo para su detención y el registro de sus domicilios, donde se intervino material relacionado con la comisión de los atracos y se recuperaron más de 40.000 euros en efectivo. Además a uno de los arrestados le constaban tres órdenes de detención e ingreso en prisión por distintos juzgados.