La Policía Nacional detiene a 13 personas y desarticula una organización dedicada al cultivo y distribución de marihuana

La Policía Nacional detiene a 13 personas y desarticula una organización dedicada al cultivo y distribución de marihuana

Los agentes realizaron el registro simultáneo de dos naves industriales de Quart de Poblet, usadas como almacén, tres plantaciones en Ribarroja del Turia y Rubí además de dos inmuebles de Requena y Valencia capital donde residían los cabecillas de la organización.

Intervenidas un total de 3.000 plantas de marihuana con un peso superior a los 200 kilos, numeroso material dedicado al cultivo, siete pistolas táser y 23.800 euros en efectivo.

Agentes de la Policía Nacional han detenido a 13 personas y han desarticulado una organización dedicada, presuntamente, al cultivo y distribución de marihuana en la provincia de Valencia y Barcelona, para su posterior distribución por otros países europeos como Holanda y Dinamarca. Los agentes realizaron el registro simultáneo de siete inmuebles, desmantelando tres plantaciones de marihuana y dos naves utilizadas como almacén. Han sido intervenidas unas 3.000 plantas con un peso superior a los 200 kilos, cogollos de marihuana en proceso de secado, siete pistolas eléctricas y 23.800 euros en efectivo.

Las investigaciones se iniciaron el pasado mes de agosto, tras la realización de las gestiones tendentes a la localización en nuestro país de un fugitivo del que se tenía indicios de que se encontraba en Valencia. Durante estas gestiones se pudo localizar un inmueble alquilado por un entramado criminal de origen serbio en un municipio de Valencia, donde se sospechaba que podía haber instalada una plantación de marihuana.

Tras comprobar que el inmueble estaba relacionado con una empresa que actuaba como sociedad pantalla para la adquisición de elementos relacionados con el cultivo de marihuana al por mayor, se tuvo conocimiento de que estos elementos se distribuían por otras propiedades ubicadas en Valencia y Barcelona que funcionaban como plantaciones. En ellas, instalaban a cuidadores serbios y búlgaros que la organización desplazaba a nuestro país.

Debido a los altos beneficios económicos que les reportaba este tráfico de estupefacientes, disponían de dos naves en la localidad valenciana de Quart de Poblet que utilizaban como almacén de la empresa; tres chalets que utilizaban como plantaciones –dos en Ribarroja del Turia (Valencia) y uno en Rubí (Barcelona)- así como un chalet en Requena y un piso en Valencia capital donde residían los cabecillas de la organización.

Tras analizar todos los datos obtenidos, los agentes realizaron la entrada y registro simultáneo de los inmuebles y procedieron al arresto de los 13 miembros de la organización de nacionalidad serbia, búlgara y española como presuntos autores de delitos de organización criminal, tráfico de drogas, blanqueo de capitales, tenencia ilícita de armas, defraudación de fluido eléctrico y falsedad documental.

marihuana.jpg


Medios

  • Medios

Sobre el autor

Webmaster @SucesosHenares

Obtengo la mejor información diaria para mantener informados a todos los vecinos del Corredor del Henares.

Artículos relacionados (por etiqueta)

  • Nueve personas detenidas y dos investigadas por estafar a una empresa del sector vinícola con el "timo del nazareno"

    Desarticulada una red de falsas empresas que revendían botellas de vino usando el timo del nazareno. La organización desmantelada creó más de 90 empresas ficticias a través de las que hacían los pedidos de vinos que no pagaban después.

    Han estafado más de 125.000 botellas de vino que revendían cambiando la etiqueta.

    La Guardia Civil ha desarticulado una red de falsas empresas que estafaban botellas de vino a través del timo de nazareno. La operación Dolio se ha saldado con nueve detenidos y dos investigados –entre 34 y 81 años- como autores de los delitos de blanqueo, estafa, falsedad documental, contra la propiedad industrial, receptación y pertenencia a organización criminal.

    El timo del nazareno era el modus operandi por el que llegaron a conseguir 125.000 botellas de una empresa vinícola localizada en Burgos. A través de alguna de las 90 empresas ficticias que tenían, los detenidos encargaban el vino a la empresa proveedora, que admitía en cobro en pagarés.

    Una vez entregado el producto pactado –que supera los 129.320 euros-, la empresa víctima comprueba que todo ha sido una operación fraudulenta ya que dichos pagarés carecen de fondos.

    Para ejecutar la estafa siempre realizaban la misma estrategia. Consistía en crear una empresa ficticia y elegir un comercio suministrador de mercancías. Al principio suelen hacer pequeños pedidos y pagan al contado, ganándose la confianza de las víctimas potenciales. Más adelante realizan grandes suministros de mercancía y aplazan el pago. Una vez recibido el encargo, de manera repentina, se llevan el género facturado y desaparecen sin abonarlo.

    Posteriormente, la organización cambiaba las etiquetas y revendía el vino estafado por valor superior dándole una apariencia de mejor calidad.

    Con base de operaciones en La Rioja, la red utilizó dos empresas ficticias conectadas entre sí -una ubicada en Madrid y otra en Valencia- para cometer las estafas. Para complicar la posible investigación, crearon ramificaciones en las provincias de Navarra, Lugo, Valencia, Toledo y Madrid, lugares donde se han practicado todas las detenciones.

    La Guardia Civil ha logrado recuperar en Zaragoza y Navarra parte del vino sustraído, concretamente 3.160 botellas de vino y 60 envases de cinco litros. Este producto ya había sido reetiquetado para su introducción en el mercado.

    Las 90 empresas ficticias no tenían actividad comercial ni patrimonio conocido, se usaba como sociedades instrumentales para blanquear el beneficio económico de las ventas ilícitas de los productos vinícolas.

    El grupo de estafadores estaba perfectamente organizado y contaba con una estructura jerarquizada. Cada miembro del mismo tenía funciones específicas y concretas en el desarrollo de las actividades ilícitas.

  • Detenidas tres personas tras incautarles hachís y marihuana en una fuente-zulo

    La Guardia Civil desarticula una organización delictiva dedicada al tráfico de drogas que utilizaba una fuente ornamental como zulo para ocultarla. Han sido detenidas 3 personas y se ha incautado distintas cantidades de hachís, marihuana y dinero en efectivo. El “zulo” se encontraba bajo tierra y su acceso se realizaba bajo una fuente ornamental con apertura hidráulica.

    La Guardia Civil, ha procedido a la detención de 3 personas pertenecientes a una organización delictiva dedicada al tráfico de drogas y se han intervenido distintas cantidades de marihuana, hachís y dinero en efectivo.

    La investigación se inició, cuando los agentes detectaron que un grupo de personas, afincados en la provincia de Málaga podría estar dedicándose al tráfico de drogas entre España y el resto de Europa, Durante el transcurso de la investigación, se pudo constatar que la organización desmantelada utilizaba el denominado sistema “GO FAST” (ocultación de la droga en vehículos) para el transporte del as sustancias.

    Continuando con las investigaciones, la Guardia Civil pudo constatar que en una propiedad de los responsables de la organización habían “fabricado” un zulo bajo tierra para ocultar la droga y el dinero obtenido con la misma.

    Por tal motivo, se procedió a la detención de A.M.C.A de 28 años de edad Y.O.M de 23 años de edad, F.F.J.D de 31 años; de nacionalidades española y francesa como presuntos autores de delitos contra la salud pública.

    Asimismo, se ha interceptado dos vehículos en cuyo interior y ocultos en distintas partes de los mismos, se hallaron 1090 gramos de hachís y 8736 gramos de marihuana 5400 euros.

    El zulo hallado consistía en un contenedor metálico portuario, al cual se accedía a través de una apertura en el jardín, bajo la peana de una fuente ornamental. La fuente se elevaba mediante un sistema hidráulico accionado al introducir una determinada clavija eléctrica en una base de enchufes concreta.

    Una vez bajo tierra, los agentes hallaron un reducido túnel que llegaba hasta el contenedor metálico enterrado bajo el mismo jardín.

    Durante el registro del zulo se halló otros 10.800 euros ocultos en un bote de PVC de sanitarios, además de restos de mecanismos y útiles para mantener una plantación de marihuana Indoor y prensas metálicas para la fabricación de planchas de hachís.

  • La Guardia Civil desmantela dos “narconaves” de produción de marihuana

    Han sido detenidas tres personas e intervenidas cerca de 7.000 plantas de marihuana en diferentes fases de crecimiento. Las naves disponían de diferentes salas donde se cultivaban las plantas dependiendo de su estado de crecimiento y donde eran tratadas con CO2 para estimular su desarrollo.

    La Guardia Civil ha desmantelado el pasado 21 de mayo dos “narconaves” en el polígono industrial de Can Prat de Llinars del Vallès (Barcelona), donde intervino 6.820 plantas de marihuana y detuvo a tres personas de nacionalidad española, como presuntos autores de un delito de tráfico de drogas y de defraudación de fluido eléctrico.

    La operación se inició en su fase de explotación tras obtenerse información sobre la operatividad de un grupo de delincuencia organizada dedicado a la elaboración de marihuana a gran escala.

    Los agentes de la Guardia Civil realizaron un registro en dos naves industriales donde descubrieron que estas albergaban plantaciones muy sofisticadas de cultivo hidropónico de alto rendimiento, dotadas de un sistema de distribución de dióxido de carbono (CO2) para estimular el desarrollo de las plantas.

    Las naves operaban de modo industrial y se habían dispuesto en las mismas, diferentes salas para cultivar y procesar las plantas según su estado de crecimiento y de ese modo optimizar el rendimiento productivo de la instalación.

    Dado la ingente cantidad de material eléctrico necesaria para sostener la producción de la droga y el óptimo funcionamiento de las dos naves industriales, el suministro se tomaba a través de una manipulación de las acometidas, estimándose por parte de la compañía eléctrica que la defraudación de fluido asciende a 112.000 euros aproximadamente.