El Casco antiguo de Rivas Vaciamadrid cumple 60 años de historia

El Casco antiguo de Rivas Vaciamadrid cumple 60 años de historia Destacado

Rivas Vaciamadrid nació, como la población que se conoce actualmente, el 23 de julio de 1959. Vecinos de aquellos días recuerdan esos orígenes. 

"El hambre pasaba por la calle, pero no entraba en casa".

El hoy conocido como Casco Antiguo ha cumplido 60 años, siendo la zona que dio origen a la actual Rivas Vaciamadrid como ciudad.

En los años 30, la población se llamaba Ribas de Jarama y Vaciamadrid, cuyo antiguo casco quedó devastado en la Guerra Civil tras la Batalla del Jarama. Su reconstrucción se dilató casi dos décadas y se edificó mediante el llamado Servicio Nacional de Regiones Devastadas y Reparaciones (SNRDR), un organismo creado durante la dictadura. Dos décadas después del fin de la contienda bélica, el 23 de julio de 1959, un grupo escolar, la casa del médico, el edificio del Ayuntamiento, la iglesia y 30 casas alumbraron el nacimiento de Rivas Vaciamadrid. Allí empezaron a vivir 250 vecinas y vecinos. Hoy, residen en la ciudad 91.000 personas.

El vecindario pionero vivía en las mismas fincas donde trabajaba, como El Piul, El Porcal o Cristo de Rivas, donde la vida agrícola transcurría al otro margen de la carretera de Valencia, la actual A-3.

El vecino Luis Gabriel Altares del Cabo vive en Rivas desde su nacimiento el 22 de julio de 1964: "Recuerdo a mi padre conduciendo un tractor en El Porcal, finca donde nací yo. Por aquel entonces, allí vivían más de 60 familias y un gran número de personas acudían a diario a trabajar a la finca. Estas personas procedían de todos los pueblos de alrededor (Arganda, Morata, Chinchón...). La zona del Casco Antiguo hacía muy pocos años que se había inaugurado y empezaban a residir las gentes procedentes de las fincas en las primeras construcciones".

Faustino Díaz Esteban, de 89 años, nacido también en El Porcal, es de los pocos habitantes actuales que sí vivió la inauguración del nuevo pueblo de Rivas Vaciamadrid en 1959.

"No vivíamos mal, pero sí regular. El hambre pasaba por la calle, pero no entraba en casa, ya que, además del trabajo en el campo, teníamos un huertito donde cultivábamos tomates, pimientos y otras verduras. De niño hacía cosas de poca monta, como espantar a las chovas (ave de la familia de los córvidos) de los cultivos o llevar agua a las cuadrillas que estaban trabajando. Había muy buen ambiente, nos conocíamos todos y la inauguración del Casco Antiguo se recibió con alegría porque los que éramos de aquí sabíamos que, por fin, tendríamos un pueblo", contaba Faustino en un reportaje de 'Rivas al Día' en septiembre de 2018.

En ese mismo reportaje, Agustín Sánchez Millán, cronista no oficial de la ciudad con su libro 'Rivas Vaciamadrid. Mi pueblo' (2002), con posterior edición ampliada en 'Crónica de Rivas Vaciamadrid (2010), también señalaba cómo "el Ayuntamiento exigió a los dueños de los solares que en un año tenían que haber edificado las viviendas". "Mi padre le compró el terreno a uno que no le daba tiempo a construir y luego levanté yo ahí la casa. En 1970, ya vivía en mi nueva vivienda, por la que pagué 250.000 pesetas, con enganche de agua, de luz y cédula de habitabilidad. Pedí un crédito a Caja Madrid de 100.000 pesetas y me lo dieron a cinco años, a un interés del 12 por ciento", relataba este vecino, fallecido en noviembre de 2016 con 91 años.

Faustino y Agustín eran amigos de toda la vida y ambos, nacidos en El Porcal, vivieron las penurias de la Guerra Civil española y la posguerra.

Pasaron su infancia en la finca hasta que la batalla del Jarama, en febrero de 1937, llamó a sus puertas y tuvieron que huir. "Cuando empezó, cerramos las casas y salimos con lo puesto y poco más, porque El Porcal se encontraba en plena línea de fuego", rememoraba el difunto Agustín.

"Llovía y nos pusimos hechos una sopa, ¿te acuerdas? Yo recuerdo, sobre todo, el ruido de las ametralladoras y el rugido de los aviones de guerra", añadía Faustino en el artículo del año pasado. Los dos pasaron la Guerra Civil en casas de familiares, alejados de Rivas. Una vez terminada, regresaron a una tierra minada y agujereada de trincheras y fortines. "Un primo mío murió mientras quitaban las minas. Pasó toda la guerra y, cuando fue a ayudar para limpiar la zona, le explotó una y le mató", lamentaba Faustino.

En el interior de estas grandes superficies de terreno, propiedad de unos pocos terratenientes, los primeros ripenses celebran ya fiestas populares.

"Tengo que decir que en la propia finca se celebraban las fiestas de San Isidro Labrador, pero también se llegaron a celebrar fiestas en el mes de junio, con motivo de San Pedro y San Pablo, en las que se realizaban carreras de sacos, carreras con los pies atados, en definitiva, todo tipo de juegos tradicionales para los más pequeños. Recuerdo también las orquestillas que se ponían frente a la cantina. Ya de más mayor, cuando íbamos de la finca al hoy Casco Antiguo, una de las cosas que nos llamaban mucho la atención era el toro de fuego y los árboles artificiales de la pólvora. Aunque yo no fui nunca muy taurino, el buen ambiente que rodeaba a los encierros hacía que las fiestas fuesen muy integradoras, pues se concentraban familias y amigos de otros pueblos de alrededor. Las limonadas han sido y siguen siendo una de las citas obligadas de las fiestas desde hace muchos años, de las celebraciones que más gente atrae y de las que más gustan. Respecto a las actividades deportivas, he sido partícipe de primera mano de ellas, especialmente del fútbol, pues durante muchos años fui jugador de la ADC Rivas Vaciamadrid y, posteriormente, durante cinco años, entrenador. Siempre he vivido con mucha ilusión e intensidad estos eventos en las fiestas", dice a sus 55 años Luis.

"La gente joven ha existido siempre en Rivas. Siempre ha sido una ciudad joven. Por aquel entonces, nos entreteníamos con la música del organillo los días de fiesta o con los partidos de fútbol ", decía Faustino en el reportaje en 'Rivas Al Día'.

"En mi infancia, recuerdo que venían muchas personas de otros pueblos a trabajar a El Porcal. Me acuerdo de la cantina y de la tienda de alimentación. También teníamos escuela, un local para la consulta del médico, que iba un par de días por semana, una pequeña iglesia, una finca de regadío, que era como un vergel, con muchos huertos y zonas de árboles frutales. A las personas que allí residíamos, los propietarios de la finca nos cedieron unos terrenos para poder cultivarlos nosotros mismos", explica Luis.

"Viví en El Porcal hasta los 25 años, cuando me casé y me mudé al casco urbano, y aquí sigo. Mi vida diaria se desarrollaba en la propia finca y, los fines de semana, nos acercábamos al ahora Casco Antiguo, pues allí residían mis tíos. Mis recuerdos de este entorno son ya en la adolescencia. Me acuerdo de los bares, la tienda de chuches, íbamos a ver los partidos de futbol de los domingos. Recuerdo también el tren que pasaba por la actual línea 9 del metro. Los domingos coincidía con la misa y recuerdo que por aquella época iba mucha gente de las fincas, la panadería que estaba al lado de la casa de mis tíos¿ Son tantos recuerdos", evoca con nostalgia Luis.

Rafael Arce Hernando, de la Asociación Vecinal Centro Urbano de Rivas Vaciamadrid, define el espíritu del Casco Antiguo como "vecinal y de pueblo, donde todo el mundo se conoce, donde la gente, cuando se cruza, se saluda, se dan los buenos días, se pregunta por la familia, algo difícil de encontrar en las grandes urbes donde ni los vecinos ni las vecinas se conocen".

Sin embargo, Luis Gabriel Altares del Cabo reconoce que este hecho también ha cambiado con los años: "El entorno tenía un espíritu muy familiar. Recuerdo que las familias, cuando caía la tarde en la época estival, se reunían sentadas en las portales de sus casas con las puertas abiertas a tomar el fresco y a hablar. Ahora esto ya casi no existe porque los primeros en ocupar las viviendas han ido falleciendo o son ya muy mayores y, en muchos casos, han sido vendidas o alquiladas. Es complicado que ese espíritu de las primeras décadas se mantenga, no ocurre en casi ningún sitio, pero es ley de vida".

Para conmemorar los 60 años del Casco Antiguo, la Asociación Vecinal Centro Urbano de Rivas Vaciamadrid ha diseñado una serie de eventos, creándose una Comisión Vecinal compuesta por varias asociaciones vinculadas a la Casa de Asociaciones.

"Durante las fiestas de San Isidro se organizó el concurso de fotografía 'Ayer & Hoy', mediante el que se comparaban imágenes antiguas de la ciudad confrontándolas con otras de la actualidad del mismo lugar para comprobar cómo han evolucionado los espacios ripenses. También celebramos un concurso de dibujo infantil y la clásica limonada popular.

Además, el pasado 1 de junio, en el parque San Isidro, se organizó una fiesta, en la que por la mañana las personas jóvenes disfrutaron con carreras de sacos, el juego del pañuelo, tirar de la soga y carreras de chapas, con gran afluencia de niños y niñas y donde los padres y las madres también se animaron a jugar recordando viejos tiempos. La intención era que nuestra infancia conozca a lo que se jugaba antes. Por la tarde, también se celebró una Fiesta Holi -festival de música india con lanzamiento de polvos de colores-, con bastante gente, entregamos los premios del concurso de pintura e hicimos un reconocimiento público y un homenaje a la mujer y al hombre de mayor edad nacidos en Rivas Vaciamadrid", señala Rafael.

Sobre el autor

Webmaster @SucesosHenares

Obtengo la mejor información diaria para mantener informados a todos los vecinos del Corredor del Henares.

Artículos relacionados (por etiqueta)

  • Un español en Alemania IV

    A ti emigrante ."Un dios maldijo la vida del emigrante serás mal visto por la gente en todas partes serás odiado por racistas maleantes. y la justicia te maltrata sin piedad" ( Celtas cortos).

    Hoy te escribo a ti compañero de fatigas de desperacion ,de morriña para recordarte lo valiente que eres . Porque un día decidiste dar un salto al vacío para perseguir tus sueños. Sé que estás lejos, en otro país, en otro continente, pero, sobre todo, sé que te sientes lejos.

    Lejos de tu familia, de tus amigos, de tu tierra de tu ciudad la que te vio nacer , A veces sentirás la soledad como un dolor inmenso en el centro de tu pecho, la morriña , llorarás y maldecirás a tu país por no darte la oportunidad que tanto ansiabas. No pienses que todo tu esfuerzo fue en balde, que los años de estudio de trabajo personas que lo perdimos todo, deshucios tras desahucio Nos no valieron la pena, tarde o temprano verás que hiciste bien, porque creíste en ti mismo. No te vayas con resentimiento, pues conocerás el mundo desde otra perspectiva, aprenderás otro idioma otra manera de vivir

    Conocerás gente que se quedará grabada en tu alma, para siempre, y disfrutarás de los pequeños detalles del día a día, como esas cervezas con los amigos los viernes por la tarde, esas risas con los compañeros de trabajo.

    Incluso llegará un momento en el que los días grises no serán más que eso, días grises, un simple color. Porque habrás aprendido a teñir de colores esos días, y de los ratos malos hacer ratos buenos.

    Nunca dejes de luchar, como decía el gran Mario Benedetti, “No te rindas, que la vida es eso, perseguir tus sueños, destrabar el tiempo, correr los escombros y destapar el cielo”. No estás solo, aunque no puedas verlos, su voz siempre llegará, porque la distancia separa cuerpos, pero no corazones. Querido amigo, No te rindas que la vida es eso, continuar el viaje, perseguir tus sueños, destrabar el tiempo, correr los escombros y destapar el cielo.

    No te rindas, por favor no cedas,
    aunque el frio queme,
    aunque el miedo muerda,
    ​aunque el sol se esconda y se calle el viento,

    aún hay fuego en tu alma,

    aún hay vida en tus sueños,

    porque la vida es tuya y tuyo tambien el deseo,

    porque lo has querido y porque te quiero. aprende de la nueva cultura, lucha, crea, siente, ríe, añora, sueña,

    porque tarde o temprano, estarás de vuelta, con más experiencia, con más cultura , con más

    educación, tus hijos ganará hablarán dos idiomas perfectos bilingües, ganarán el

    legado más maravilloso del mundo, la educación.

    Para todos los valientes que luchan por sus sueños, no dejen de creer en ustedes.

    José Mateos

  • Un Español en Alemania III

    "La vida es como una caja de bombones... nunca sabes lo que te puede tocar"  (Forrest Gump)

    Los primeros momentos tras la llegada al nuevo país son de euforia, de nuevas sensaciones, pero puede llegar a convertirse en un proceso de duelo, ya que has perdido algo, estás lejos de los tuyos, y por último viene la nostalgia. Según los psicólogos existe la nostalgia del emigrante, y también puede causar trastornos psicológicos graves.

    Esta enfermedad fue descrita por primera vez por un médico suizo, Johann Höfer, en el siglo XVII, que había supervisado un grupo de
    soldados que, pensando todo el día en su tierra, manifiestan signos de depresión y otros síntomas como insomnio, pérdida de apetito, hiperventilación, ansiedad, e incluso fiebre.

    Tan pronto como los soldados regresaban a casa los síntomas iban desapareciendo. Allí se quedó nuestro árbol genealógico, la familia.

    Cuando llega la navidad y fin de año, como zombis celebramos y reímos, pero nuestra risa es amarga pensando en las arrugas en la piel de nuestra madre y en las caras de nuestros hermanos y de más familia,

    Nos perdemos la infancia de nuestros sobrinos, el paso a la tercera edad de nuestros padres.

    Si tenemos lágrimas nos la tragamos y siempre mostramos la mejor sonrisa. Nos da felicidad hablar con ellos, ayudarles. Nos hacemos responsables de sus problemas y también de los nuestros. nuestra gran lucha. Ya no somos Españoles, ya no somos de ningún sitio,
    aunque tengamos la nacionalidad. Mueren nuestros seres queridos y muchos no hemos podido viajar a dar el último adiós.

    A todos nosotros que hemos sido guerreros, hemos sido estoicos en aguantar los golpes, aguantar un frío que nos cala en los huesos, aguantar muchas veces racismo, e incomprensión, para todos nosotros, un Gran Homenaje, un aplauso.

  • La Historia de "Un Español en Alemania"

    "Te tengo tantas cosas que decir y tú como si no fuera contigol a historia se repite y aún así prometo estarte agradecidoprometo estarte agradecido." ( Rosendo Mercado )

    Generación 1960-Generación 2013. Vuelve el “Vente a Alemania, Pepe”. Cada día se van más. Unos 50.000 al año. El número de españoles que enfila hacia Alemania recuerda las cifras de los años sesenta y setenta. Entonces, una comedia, ‘Vente a Alemania, Pepe’, retrató aquella inmigración. Ahora, otra, ‘Perdiendo el norte’, actualiza el fenómeno. Reunimos a estas dos generaciones en Múnich.

    Que levante la mano el que tenga algún pariente, amigo o conocido en Alemania . Nacho Velilla buscaba un argumento para su próxima comedia cuando, una mañana, reunió a su equipo creativo. Corría el año 2012. Sobre la mesa, algunos recortes de prensa reclamaban su atención. 30.000 españoles se fueron el año pasado a Alemania, cifra que no se alcanzaba desde 1973 ; el Ministerio de Empleo prevé que entre 2010 y 2020 un millón de españoles emigren al exterior.

    En la sala había diez personas. Todas levantaron la mano. Velilla, el hombre detrás de series como Siete vidas o Aída y taquillazos como
    Fuera de carta y Que se mueran los feos, ya tenía lo que buscaba. Tres años después, recién estrenada Perdiendo el norte, retrato de un grupo de jóvenes ultraformados buscándose la vida en Berlín, la marea hacia Alemania sigue creciendo.

    Al año son ya más de 50.000 los españoles entre quienes no parece haber calado el optimismo que transmiten agentes económicos y políticos en nuestro país. La cifra, de hecho, remite a la gran inmigración que llevó hacia tierras teutonas a más de 700.000 españoles entre 1960 y 1973 -retratada por Pedro Lazaga en Vente a Alemania, Pepe-, cuando el régimen de Franco encontró en tierras germanas una válvula de escape para canalizar parte del masivo flujo de trabajadores del campo que, sin cualificación alguna, emigraban
    hacia los centros industriales. Hoy, sin embargo, el panorama ha cambiado de forma radical.

    Ya en 1960 se marcharon más de 30.000 personas y el flujo alcanzó su pico en 1965, rondando los 80.000 inmigrantes enfilando hacia la República Federal Alemana. Entonces, el Gobierno puso freno a la marcha de mano de obra cualificada, indispensable para el desarrollo de la incipiente industria española, pero hoy, entre quienes buscan el sueño germano, dos tercios poseen estudios superiores y mejor formación incluso que la media alemana.

    José Mateos Mariscal autónomo empresario perjudicado por la crisis económica España. "En la extrema pobreza con dos menores a cargo,
    perdimos todo mi casa mi coche mi empresa después desahucio en desahucio hoy resistimos en Alemania, no es fácil la integración en otro país extranjero, la barrera del idioma, el clima, las costumbres, la ventaja hoy mis dos hijos hablan perfecto inglés y español en Alemania, una educación que muchos millonarios en España no pueden tener".